Cómo almacenar

Almacenar mejor para ahorrar dinero
Almacenar alimentos del modo adecuado ayuda a mantenerlos frescos y sabrosos durante más tiempo y supone desperdiciar menos. Todo ello es bueno para el medio ambiente y también para tu bolsillo.

1. Usa tu Frigorífico

2. Acuérdate de mantener tu frigorífico en una temperatura por debajo de los 5ºC.
Las investigaciones muestran que hasta un 70% de los frigoríficos se mantienen a temperaturas demasiado altas, lo que supone que los alimentos no duren todo lo que deberían. La leche se estropea mucho antes si el frigorífico no se encuentra a la temperatura adecuada.

3. No metas el pan en la nevera, se estropea antes. El pan se mantiene mejor en un lugar fresco y oscuro como en un armario o un cajón del pan. También puedes congelarlo y guardarlo para otra ocasión.

4. Los envases de las frutas y verduras se han diseñado para mantenerlas frescas durante más tiempo así que es mejor que no se lo quites hasta que las vayas a consumir. Revisa las instrucciones si no estás seguro.

5. Una vez abiertos, el queso o el jamón se mantienen mejor bien cerrados en su envase, envueltos en papel de aluminio, film transparente o un contenedor de plástico. Aprovecha al máximo tus alimentos enfriando los restos lo más rápido posible después de cocinarlos y almacenándolos en el frigorífico. Consúmelos en dos días o congélalos. Existen grandes recetas para sacar el máximo partido de tus restos.
6. Finalmente, si no lo vas a consumir en el momento acuérdate de congelar los alimentos antes de que se cumpla la fecha de caducidad. Descongela cuando lo necesites y úsalos en las próximas 24 horas.

Socios