Métodos Tradicionales e Indígenas de Preservar Alimentos

Preservar los alimentos es una manera efectiva de ahorrar comida y prevenir que ésta se pierda o se tira. De hecho, comunidades de todo el mundo han empleado durante siglos diferentes formas de prolongar la vida de los alimentos.

 

 

 Tradicionalmente se dice que fueron los incas los que introdujeron la producción de chuños en Sudamérica. Era una forma de preservar las patatas exponiéndolas a bajas temperaturas durante la noche andina, congelándolas y dejándolas a la luz del sol durante el día.


El kiviak es un alimento tradicional de los esquimales que consiste en preservar aves marinas dentro del cuerpo de una foca y reservarlas para banquetes y bodas. Los nativos americanos fueron los primeros en consumir pemmican, una mezcla de carne seca y grasa.

El uso de pemmican se extendió entre los exploradores que viajaban al Ártico al ser una buena mezcla de grasa y proteína.

En Brasil, los índigenas usan la fermentación y maduración de la yuca para hacer su farinha, uno de los alimentos básicos más populares del país. Tradicionalmente, también se usaba para cocinar sus presas y dejarlas inmersas en grasa para su preservación

En Nigeria y muchos otros lugares de África occidental, las mandiocas se pelan, lavan y rallan para producir un puré. Ese puré se coloca en una bolsa porosa y se deja fermentar durante un par de días al mismo tiempo que se colocan varios pesos para ayudar a sacar todo el agua. Después, es tamizada y asada dando como resultado un grano seco llamado garri que puede permanecer almacenado durante largos períodos.

Los beduinos y otras poblaciones del desierto producen ghee, un tipo de mantequilla que tiene una larga vida útil y no necesita refrigeración, se prepara hirviendo mantequilla y quitando el residuo.

El bakkwa, un tipo de carne agridulce seca china, tiene su origen en el modo de cocinar la carne sobrante de banquetes y festivales. Se retiraba la grasa de la carne, se cortaba a rodajas, marinaba y luego ahumaba.

Los jinetes turcos del Asia Central solían conservar la carne colocando trozos de ella en sus bolsillos a ambos lados de las sillas de montar, donde se apretaban entre las piernas al tiempo que montaban. Esta carne es la precursora de lo que
hoy se conoce como pastirma, un término que literalmente significa “estar apretado” en turco y que es el origen del pastrami italiano.

El queso es un alimento muy antiguo y cuyo origen se cree que se encuentra en la práctica de transportar leche en bolsas hechas con el estómago de rumiantes, con su inherente suministro de cuajo.

Mongol Empire troops used to condense or shrink the meat of a whole cow down to the size of a human fist—this explains why their armies could travel huge distances seemingly without supplies. Tiny amounts of the concentrated beef protein (known as “borts”) could be sliced off into hot water to make a highly nutritious soup. This is just one of the traditional ways in which nomads and herders in Mongolia have preserved food without refrigeration for centuries.

Las tropas del imperio mongol condesaban o encogían una pieza de vaca entera en un pequeño trozo del tamaño de un
puño humano, esto explica porqué sus armadas podían viajar enormes distancias sin aparente necesidad de suministros. Pequeñas cantidades de proteínas de vacuno concentradas (conocidas como borts) podían dividirse y echarse en agua caliente para lograr una nutritiva sopa. Este es tan sólo uno de los métodos tradicionales que los nómadas y pastores de Mongolia han utilizado a lo largo de los tiempos para mantener alimentos sin necesidad de refrigeración. Los mongoles también tienen los eternos aaruuls, que consisten en leche cuajada, deshidratada y secada al aire y al sol.

Los habitantes de la región de Turkana en Kenia preservan la leche convirtiéndola en leche en polvo, esto se consigue secando al sol la leche fermentada en rocas planas.

Socios