No dejes nada en el plato y ayúdate a ti mismo

Li Bingbing, Embajadora de Buena Voluntad del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) puso en marcha, durante las celebraciones del Festival Chino de Primavera, una campaña contra los desechos alimenticios para apoyar la iniciativa Piensa.Aliméntate.Ahorra de PNUMA. El proyecto de Bingbing ha ganado ya ¡el corazón, la cabeza y los estómagos de los chinos!

La campaña, llamada Guangpan (Platos sin restos), ha pasado ahora de Pekín a otras ciudades.

En la provincia de Shandong, los empleados de un hotel tuvieron la idea de colgar platos donde pusiera "Somos parte de la tribu Guangpan. Decimos no a los desechos".

Según los informes de distintos medios de comunicación, cada vez más restaurantes de Pekín, Shaghai, Nanjing y otras ciudades están comenzando a servir raciones más pequeñas a precios más bajos.

Según People´s Daily, Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista de China, redactó una directiva para acabar con los desechos alimenticios en enero.

Muchos chinos creen que es mejor pedir más comida de la que sus invitados consumirán como detalle de hospitalidad y para mostrar su buena situación económica. La Universidad Agrícola de China estima que las sobras de los banquetes en China pueden alimentar a 200 millones de personas.

Datos de la Administración Estatal de Grano señalan que la comida desechada cada año alcanza un valor de 200 billones de yuan (2,95 trillones de yen o 32,09 billones de dólares).

Por otra parte, 35 millones de grano cultivado un 6% de la producción de 2012 se desperdicia cada día en el almacenaje, transporte y procesamiento.

La situación resulta angustiosa si se tiene en cuenta que en China alrededor de 128 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza.

(Este artículo se ha extraído de los informes de Kim Soon-hi en Shanghai y Atsushi Okudera en Pekín.)

Socios