Dejemos de desechar comida

A menudo, cuando la gente busca un lugar donde comer piensan en que sea barato y tenga grandes raciones. No piensan si esto es bueno para la sociedad, sólo si es bueno para ellos mismos. 

Esta situación es particularmente mala en buffetes y banquetes de restaurantes donde se prepara comida de más y donde muchos clientes acaban cogiendo más de lo que van a comer. El resultado es la producción de gran cantidad de desechos. 

He visto a padres decirle a sus hijios que no se coman algo, y por tanto desperdician, para dejar hueco en el estómago para otros platos. Esto está enviando un mensaje muy negativo a la gente joven que sólo conducirá a más basura. 

Malgastar comida es socialmente irresponsable, sobre todo cuando muchas personas en todo el mundo no tienen suficiente para comer. Además, los desechos afectan a la contaminación al ir a parar a vertederos que arrojan gases tóxicos. Por todo ello, debemos dejar de desechar. 

Es importante que todos pensemos la forma de tirar menos comida. Tenemos que poner en práctica una dinámica nueva y no pedir ni cocinar más de lo que podemos comer y sentir que no estamos actuando correctamente cuando tiramos comida. 

Algunas personas acostumbran a servir más comida de la necesaria a sus invitados. Es ese tipo de mentalidad la que necesita cambiar. Necesitamos darnos cuenta de que es de mala educación pedir a la gente que coma más de lo que pueda y de que es irresponsable e incivilizado tirar alimentos. Incluso si tu situación económica te lo permite, pedir más comida de la que necesitas no te hará quedar mejor. 

 

Socios